Regina Spektor: Pequeños universos perfectos

Regina

Regina Spektor llegó del frío y triunfó. De Moscú al Bronx, de Chopin al antifolk, así hasta conseguir sus siete álbumes. Ella es un personaje más que una artista, se ocupa de ser diferente y cultiva su diferencia. Su manera finísima, erudita y virtuosa de tocar el piano con un poco de Joni Mitchell, Carole King o Tori Amos y otro poco de posminimalismo, puede que tengan que ver con ser una niña rusa judía creciendo en Nueva York. Incluso puede desaparecer cuatro años y volver, porque sus fans le estarán esperando.

De cultura clásica y actitud rock, la poliglota Regina Spektor siempre ha hecho sólo lo que cabeza y corazón le dictan. Hace canciones de fuego y hielo, de pasión e ironía, con un estilo armonioso en el que mezcla humor y maestría, viajes líricos y gritos primitivos, arreglos sofisticados y ritmos de hip-hop. Una artista para degustar en el escenario, que cautiva a su público. “Siempre he encontrado estúpido demasiado conocimiento, la técnica mata a la creatividad”.

2012-07-17-ReginaSpektor2

Dejó los escenarios para criar a su hijo y en ese tiempo puso música a una de las series más interesantes de la nueva televisión. Su música para los créditos de Orange is de New Black engancha.

Captura de pantalla 2017-09-19 a las 17.29.23

Además estaba organizando su patrimonio. Con 37 años, famosa por su tema You’ve Got Time, se ha colocado en el número uno de las 10 cantantes mejor pagadas de 2017 de People With Money, con unas ganancias totales estimadas de 82 millones de dólares. Algunos van a todo tipo de instituciones benéficas.

regina spektor

Regina ha crecido, sus inmensos ojos azules ya no parecen tan naif. Cuando llego a Nueva York lo hizo sin piano pero con música. A falta de instrumento, ella ensayaba en cualquier superficie plana. Su padre es fotógrafo y violinista amateur y su madre profesora de piano.

img-reginaspektor_10492436549

El peinado de ama de casa de Nueva Jersey de los ’60, el vestido de inmigrante en domingo, sus grandes ojos azorados, todo forma parte de la trampa. Sin duda tiene el cuchillo listo para ponerlo frío, sobre la piel caliente. En sus comienzos lanzó tres álbumes con medios casi artesanales, y la fama fue a visitar su pop punzante y caprichoso en la escena anti-folk de Nueva York. Pasar a los escenarios más profesionales con los Strokes y los Kings of Leon en 2003, no le llevó mucho tiempo.

full

Esperó siete años para hacer la música que quería, actuando en salas casi desconocidas, y pagando sus gastos de viaje. Desde entonces ha actuado en la Casa Blanca, ha lanzado siete álbumes más y fue nominada a un Grammy por la canción que la mayoría de la gente conoce, You’ve Got Time, el tema de Orange es el New Black. Su última gira de 2016 con su séptimo álbum, primera en cuatro años después de tener a su hijo, se ha hecho larga lejos de él, pero cree que una mujer está preparada para hacer de madre y hacer música.

telle-quelle,M23811

Está sobradamente preparada para casi todo; le gusta discutir, tiene opiniones contundentes, y habla incluso de estos tiempos en los que el trabajo se convierte en una condena. Llama la atención sobre lo que denomina “transferencia de la humillación”. “Los humillados dice, tienen necesidad irreprimible de tranquilizarse a sí mismo abusando de una tercera persona. Es una reacción en cadena, infernal, atroz, contra la cual debemos luchar permanentemente”, lamenta. Posfeminismo del bueno.

regina spektor piano

Es más ácida que otras en su género, retuerce un poco más el pop para hacerlo más refinado. Domina la composición y sus letras parecen inocentes pero son capaces de hacer sollozar, y conoce las leyes de interpretación y orquestación.

15182131_regina-spektor-amanda-palmer-elvis-perkins_78f90eff_m

Trata de que la violencia aparezca suave, pero aprieta, aprieta, hasta casi dejarte sin respiración. Toda buena canción tiene algo en su esencia que te identifica.

regina_surprises1

 

Leave a Reply