Marina Abramovic : Hay que sufrir para decir adiós

marina abramovic-2
El amor llega de repente, muy deprisa. Para cuando quieres darte cuenta ya estás perdidamente enamorada. Pasado un tiempo sucede que a veces estás más perdida que enamorada.

Ese momento llamado desamor, puede suceder muy lentamente, es un camino duro, cansado, muy cuesta arriba en el que dejas toda la energía. Marina Abramovic, artista de la performance- ese género artístico que consiste en hacer cosas absurdas- tenía un compañero amoroso y de trabajo llamado Ulay.

b67665389c207cca30c09e939de37866

Marina-Abramovic-The-Artist-is-Present_FilmStill13_MarinaAbramovic_Ulay_AAA-AAA_1978_courtesyMarinaAbramovic

Eran artistas que trabajaban investigando los límites del cuerpo. Así que después de “jugar” a pegarse en público en un acto artístico o a tensar un arco con el que apuntaban directamente al corazón y de recorrer medio mundo viviendo en una furgoneta, el paso de los años les mostró la cara del dolor y la fatiga del desamor.

ulay

Después de muchos años de conjugar el verbo amor y arte, ella comenzó a tener más protagonismo de cara a los medios artísticos, y eso ensució la relación, ya que su trabajo también consistía en esa cosa llamada “ego”. Marina tiene muchos “ego-trips” pero puede demostrar que a hacer la estatua no le gana nadie.

marina

Curiosamente en 1988, decidieron realizar una pieza llamada “The Lovers” que terminó siendo un símbolo del final de su relación amorosa. Fue concebida unos años antes cuando habían dispuesto casarse en la Gran Muralla China. Cada uno debía caminar desde los extremos opuestos para al encontrarse y casarse. Lo que no contaban fue con la lentitud del gobierno comunista, así que tras largas negociaciones consiguieron empezar cuando su relación ya estaba rota.

12-16_w_Marina-70_1

muralla-1024x689

Que el amor asfixia ya lo habían demostrado con Death self, una performance en la que ambos unían sus labios e inspiraban el aire expelido por el otro hasta agotar todo el oxígeno disponible. Pasados unos 15 minutos después del inicio de la experiencia, ambos cayeron al suelo inconscientes, ya que sus pulmones estaban repletos de dióxido de carbono. Eso les sirvió para concluir que absorber la vida de otra persona, lleva a cambiarla y destruirla.

d694aa9c45d8599aa52ef849159c109f

Marina-Abramovic-Confession-Confissão

En la muralla, Marina partió en el extremo que comienza en el mar, como símbolo del agua y lo femenino. Ulay partió por el desierto, simbolizando el fuego y lo masculino. Se encontraron tres meses después. Pero en ese caminar, Ulay llevaba una traductora con la que se entendía sin traducción a la que dejó embarazada durante el trayecto. Así que llegar abrazarse y despedirse fue un acto final definitivo.

marina-abramovic

Beso

Marina Abramovic lleva años en soledad, convirtiéndose en una artista de esas que pasa de rebelde a integrada. Con una pieza que realiza en el MoMA de Nueva York se bautiza como Santa Marina, expuesta en carne mortal. El éxito rebasa todas las expectativas; Marina se pone sentada en una mesa 736 horas y 30 minutos inmóvil frente a una mesa, y los espectadores estaban invitados por turno a sentarse a compartir la presencia de la artista. Ella impertérrita miraba sus ojos sin casi pestañear. Pasaron casi un millón de personas entre otros, Bjork, Marisa Tomei, Isabella Rossellini, Lou Reed, Rufus Wainwright. En Nueva York, no eras nadie sino te habías sentado enfrente de Marina no eras nadie.

loft_en_soho_de_marina_abramovic_93774941_669x1000

Pero toda la improvisación que parecía tener la obra, dejó paso a una escena emocionante por teatral, cuando enfrente de ella se sentó Ulay después de 23 años sin verse. El director del MoMA se frotaba las manos.

510c712ae9c7af3138adea85ceaf7d35--red-dress-marina-abramovic

Ahora parece que vuelven, porque tienen que hacer caja con la experiencia e incluso Abramovic a convertido a su causa performativa a Lady Gaga, que se somete a una serie de intensos ejercicios. Cada momento es un rito. Meditación desnuda, gritos monótonos hasta quedarse sin respiración, hasta que ambas se perdían en el bosque con una máscara y tenían que volver a ciegas.

Captura de pantalla 2017-09-13 a las 12.51.38

Todo muy de ellas.

 

 

Leave a Reply