KATE PERRY: 2.000 millones de seres la contemplan

Kate Perry. PORTADA
En Santa Bárbara (California) nació en 1984 Katheryn Elizabeth Hudson (Kate Perry para el mundo) de padres estrictamente religiosos. Pero por lo que se va viendo, no se siente muy identificada con ninguna religión. Katy Perry es la expresión pop de un fenómeno sociológico y demográfico que puede comprobarse desde hace más diez años en las fiestas pop y gays jóvenes.

perry-horizontal-large_trans_NvBQzQNjv4BqdcMIfi3HfSGJsLRwA4pGsV4gUWUSu1k-v9k7reGS2cY

Katy_Perry_DNC_July_2016_(cropped)

Frente a una Madonna siempre dispuesta a buscar el escándalo o frotándose las partes íntimas y poniendo crucifijos o vírgenes en su ambientación y estilismo, Kate Perry es la nueva “girl” de la canción en formato conservador. Dicen de ella que maneja un pop no apto para diabéticos. Sí, Kate Perry pone demasiada azúcar a sus letras, y en ocasiones provoca comas diabéticos, pero es la reina de las ventas. La “experimentación” no es lo suyo.

Singer Katy Perry arrives at the 73rd Golden Globe Awards in Beverly Hills, California January 10, 2016.  REUTERS/Mario Anzuoni - RTX21RXY

Al contrario que otras reinas del pop, Perry aplana lo gay sumándolo al arcoiris inocente de la diversidad. Sin casi sexo. O incluso cae en algo parecido a la homofobia que ella tamiza con su dedicación a la defensa de los derechos del mundo LGB.

81t7Id4q+zL._SL1500_

581644b49dd8e
No es reivindicativa como Beyoncé, ni posee la voz de Adele pero Perry ha demostrado que no necesita ponerse trascendente para defender su lugar en el mundo, sino que es la mejor embajadora de un estilo que nunca renuncia a pasárselo bien pase lo que pase. Incluso estando contra Trump, se atreve a disfrazarse de Hillary sin que ella le demande. ¿Será por que ha puesto mucho dinerito para su campaña?

tumblr_n0wgf4WtIB1swfbdio5_1280

f7_earth_gallery_francesco_carrozzini_music_exhibition_yatzer

Sus vídeos, lejos de la estética de peleas de pandillas de moteros, nos ofrecen un paseo por películas icónicas de los 80, comedias románticas, aventuras en la selva y un mundo de “chuches”. Un mundo de mucho color con batidos rosas, animales que bailan y niños con distracciones sanas. ¿Es quizás su mundo el de la era Trump, ese que ha votado al muñeco rubio? Sin embargo, detrás de ese mundo de entretenimiento sano su éxito puede ser leído también como una suerte de reacción: un retorno a los orígenes del pop como la versión lavada y especialmente diseñada para consumo de las masas blancas, de la música demasiado sensual de los negros.

katy_perry_durante_su_actuacion_en_los_grammy_6999_863x680

katy-perry-hot-photos4

Comparada con sus antecesoras, pero también con algunas de sus contemporáneas (Lady Gaga, Rihanna, la Minaj), Perry es una especie de turbolavadora dedicada a sacarle al pop todo lo que podría tener de oscuro, peligroso, disruptivo, desobediente y perturbador.

Katy Perry Hot-Portada

1435317904_086630_1435319487_album_normal

1435317904_086630_1435319536_album_normal

Sin embargo, al día siguiente de que llegara el fenómeno circense a la Casa Blanca, Perry expresó su enojo por las redes sociales. “Nunca vamos a estar callados. No te sientes todavía, no llores. Muévete. No somos una nación que se dejará manejar por el odio”. Y por si esto fuera poco, hay que sacar también el mínimo lado oscuro de la chica porque está y no está, de novia de Orlando Bloom.

orlando-katy-talk0

katy

Kate da siempre con la canción o por lo menos eso se ve en las listas que hacen los listos -o quizás los tontos- y ha batido records inigualables: ha estado las mismas semanas en el top ten que Michael Jackson, ha superado en ganancias a las chicas del pop star, ni Beyoncé, ni Adele, ni Britney ni ninguna, le alcanza según la lista de “money is gorgorito” de Bloomberg.

120412_VOGUEIT_02_018 R6 RGB_RESIZE

Partidaria de un estilismo que no es que sea desenfadado, sino que llega a desenfundado y bizarro, es una ayuda inestimable a la hora de salir en los papeles. Sus letras pasan de inesperadas a concienciadas y mientras tanto, no hay fiesta nupcial en la que no se baile con un disco de Kate. Sin embargo, a su matrimonio con Russell Brand, le puso final sin música en apenas catorce meses, por considerarlo “vacío y superficial.”

COS070114_012

katy-perry-in-espn-magazine-february-2015_1

Su vídeo, en el que interpretaba el personaje de Katy Pätra y que mezclaba estilismo egipcia con un ambiente de la escena hip hop de Memphis, es un tema aparte: si se calcula que actualmente unos 4.000 millones de personas tienen acceso a internet, este vídeo se acerca peligrosamente a los 2.000 millones de visitas. Hagan cuentas.

Leave a Reply